Empleo de Métodos participativos en la selección de mutantes de soya y tomate

Publicado el

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

En el grupo de Técnicas Nucleares Aplicadas del Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA) se desarrollan programas de mejora por mutaciones en varios cultivos de interés alimentario entre los que se encuentran la soya (Glycine Max Merrill) y el tomate.

En los programas de mejora se emplean métodos participativos para la selección con el objetivo de que los productores seleccionen las líneas de su preferencia y garantizar la rápida introducción de las nuevas variedades en la producción.

El pasado 20 de mayo se realizó en el Instituto Nacional de Ciencias Agrícolas (INCA), en su sede ubicada en la localidad de San José de las Lajas, Cuba, una Feria de Diversidad de tomate donde se encontraban sembradas 34 líneas avanzadas y 5 variedades obtenidas por diferentes métodos en el Grupo de Técnicas Nucleares Aplicadas del Departamento de Genética y Mejoramiento del INCA. En dicha Feria participaron 12 productores de las Cooperativa de Crédito y Servicios (CCS) “Camilo Cienfuegos”, “José Luis García” y “Camilo Cienfuegos” de San Nicolás de Bari, Mayabeque, así como técnicos e investigadores; en la misma, fueron seleccionadas 4 líneas mutantes avanzadas por los productores las variedades mutantes Domi y Girón 50, así como otras.

Posteriormente, el 25 de mayo se realizó una Feria de Diversidad de soya en una finca de la CCS “Camilo Cienfuegos” donde se encontraban sembradas 6 variedades de ciclo corto y una línea mutante avanzada obtenidas en el Grupo de Técnicas Nucleares Aplicadas empleando diferentes métodos de mejoramiento entre los que se encuentra la inducción de mutaciones así como una variedad comercial empleada como control.

En dicha Feria participaron productores de las CCS “Camilo Cienfuegos”, “José Luis García” y “Camilo Cienfuegos” de San Nicolás de Bari, un investigador de la Estación Experimental de Pastos y Forrajes “Indio Hatuey”, Matanzas y un productor de Matanzas, así como directivos de San Nicolás de Bari.

Fueron seleccionadas todas las variedades obtenidas por el INCA y entre ellas el mutante CUVIN-22 de grano negro y la línea mutante Cincuentenario de grano blanco.

La variedad comercial empleada como control no fue seleccionada por ningún participante pues tiene un ciclo más largo.

Estos resultados ratifican la factibilidad de empleo de la inducción de mutaciones en los programas de mejoramiento genético y la importancia de la integración de los productores en dichos programas.

CEMIT