Detectan aumento de cianobacterias en el Lago Ypacaraí

Publicado el

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

Desde inicios de diciembre del presente año, coincidiendo con la temporada estival, profesionales del Centro Multidisciplinario de Investigaciones Tecnológicas (CEMIT/UNA) vienen realizando monitoreos semanales de bioindicadores de la calidad de agua del Lago Ypacaraí.

Los resultados laboratoriales de las muestras de agua tomadas las primeras semanas (corresponientes al 6 y al 13 de diciembre) indicaron que no se encontraban cianobacterias presentes.

Sin embargo, a partir de la tercera semana (20 de diciembre), se registraron bajas concentraciones de Dolichospermum sp., y en las últimas muestras tomadas (27 de diciembre) los estudios encontraron que la presencia de cianobactarias superan los límites recomendados por la OMS (Organización mundial de la Salud), tanto para aguas destinadas para consumo humano, previo tratamiento, así como para las actividades de recreación (ver. Tabla 1 y Figura 1). En todos los casos las muestras fueron tomadas en las playas de San Bernardino, Areguá e Ypacaraí.

Gráfico 1. Aumento de la concentración de cianobacterias, registradas en la tercera y cuarta campañas (C3 y C4) de monitoreo del Lago Ypacaraí

 

Al parecer, las lluvias registradas a finales de la quincena diciembre, contribuyeron al aumento de la concentración, posiblemente debido al aporte importante de material orgánico, que posteriormente se degradaron en nutrientes para las cianobacterias, en combinación con el aumento de la temperatura. Además, durante el monitoreo realizado el 27 de diciembre, se pudó constatar la presencia de floraciones en diferentes partes del Lago Ypacaraí (ver Imagen 1 y 2).

Imagen 1: Floración de cianobacterias en la zona de San Bernardino.

 

Imagen 2: Floraciones registradas en la zona de la Playa Ypacaraí.

 

RECOMENDACIÓN

Teniendo en cuenta los resultados reportados, se recomienda, evitar todo tipo de contacto directo con el agua; más cuando existen floraciones visibles a simple vista, debido al riesgo asociado a la posible presencia de cianotoxinas, que en concentraciones elevadas y tiempos prolongados de exposición a dichas toxinas pueden ocasionar severos problemas de salud y hasta llegar a casos fatales.

¿Qué son las cianotoxinas?

Las cianobacterias pueden producir una amplia gama de toxinas (cianotoxinas). Este es tal vez el mayor peligro asociado a los eventos de floraciones donde se acumulan miles de millones de células que liberan toxinas. Las toxinas que producen son nocivas para los animales y para el ser humano.

Los efectos son diversos y los más comunes incluyen trastornos hepáticos o gastrointestinales como vómitos, diarreas y cefaleas. También generan irritaciones de diverso tipo en la piel y en mucosas. Es frecuente que estos síntomas se confundan con otras enfermedades a la hora de realizar un diagnóstico ya que no son específicos. En casos extremos se puede llegar a la muerte, incluso en pocos días.

 

CEMIT